¿Cuándo hablamos de miedo y cuando hablamos de ansiedad?

Según la psicología experimental clásica los seres humanos contamos con seis emociones primarias básicas que son: alegría, asco, sorpresa, ira, tristeza y el miedo. Hoy vamos a hablar de esta última emoción y vamos a intentar diferenciarla de un concepto muy usado hoy en día como es el de ansiedad.

Hay muchas clasificaciones que separan emociones negativas y positivas, en mi opinión las emociones son adaptativas y tienen una funcionabilidad para las personas, desde la función de comunicación hasta la función de protección como es en el caso del miedo. El miedo nos ayuda a gestionar reacciones ante un peligro, potencia nuestra área de seguridad, interviene en la construcción de nuestro autoconcepto y nos ayuda a alejarnos de sucesos para los que no estamos preparados. En muchas ocasiones sentir esta emoción puede ser desagradable y ser vivida como una experiencia negativa pero la acción que acompaña a la emoción y los resultados obtenidos pueden ser positivos para la persona.

¿Cuándo supone por tanto una dificultad en la persona la aparición del miedo? Cuando la emoción es disfuncional, es decir, cuando no tiene un sentido o utilidad en el contexto en el que estamos y cuando no tenemos capacidad para controlar y gestionar esa emoción y sentimos que nos descontrola.

¿Cuándo hablamos de ansiedad?

La ansiedad es un conjunto de síntomas, una respuesta psicofisiológica que está más relacionada con la experiencia subjetiva del individuo. El miedo suele aparecer ante un estímulo, la sintomatología ansiosa puede aparecer sin necesidad de un estímulo, solo con el conjunto de pensamientos y acciones del individuo. El estado de alerta generado es el que produce una serie de reacciones fisiológicas que representan un mecanismo de defensa.

La ansiedad supone menos funcionalidad para el individuo pues suele generar más conductas de evitación, angustia y respuestas irracionales sintiéndose el individuo más inseguro. Al igual que el miedo la existencia de ansiedad supone una dificultad para la persona cuando su aparición es muy repetitiva, no es adaptativa y sobrepasa la tolerancia del individuo a los síntomas afectan a sus áreas de vida.

Si identificas que puedas estar sufriendo episodios repetidos de ansiedad no dudes en consultar con un psicólogo especialista que te ayude a detectar y diferenciar lo que te sucede y te aporte unas pautas para poder reducir la sintomatología.

Silvia Santana

Silvia Santana

Soy psicóloga en Oviedo desde el 2008 (aunque creo quela psicología me ha acompañado siempre)especialista en trastornos de ansiedad y depresión, trastornos de conducta en adolescentes, adicción a sustancias y dependencia emocional principalmente.

Me entusiasma compartir un blog con todos vosotros porque creo que lo importante es conseguir tener la mente y la mirada abierta a diferentes perspectivas y puntos de vista para que no se nos escape el camino hacia nuestro bienestar y una de las mejores herramientas para ello es la escritura, la lectura y el debate. Disfrutemos todos de este espacio, espero vuestras impresiones.

Silvia Santana en Masquemedicos
Silvia Santana

Artículos relacionados

Silvia Santana

Soy psicóloga en Oviedo desde el 2008 (aunque creo que la psicología me ha acompañado siempre) especialista en trastornos de ansiedad y depresión, trastornos de conducta en adolescentes, adicción a sustancias y dependencia emocional principalmente.Me entusiasma compartir un blog con todos vosotros porque creo que lo importante es conseguir tener la mente y la mirada abierta a diferentes perspectivas y puntos de vista para que no se nos escape el camino hacia nuestro bienestar y una de las mejores herramientas para ello es la escritura, la lectura y el debate. Disfrutemos todos de este espacio, espero vuestras impresiones.Silvia Santana en Masquemedicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *