El síndrome de Burnout reconocido como enfermedad por la OMS

El estrés se define como el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción ante una necesidad. Un sistema de alerta biológico que ayuda a sobrevivir, que estimula y nos hace poner nuestros recursos en activo para volver, una vez finalizada esa situación, a nuestra situación fisiológica basal de inicio.

Esas reacciones fisiológicas activan sobre todo el eje hipofisosuprarrenal y el sistema nervioso vegetativo. El primero está compuesto por el hipotálamo, la hipófisis y las glándulas suprarrenales y el segundo se encarga del control de ciertos órganos internos manteniendo la homeostasis, el equilibrio del organismo.

Orígenes del síndrome de Burnout

El término burnout inicialmente se utilizaba en EE.UU. para describir de manera coloquial los efectos secundarios que se apreciaban en los adictos tales como pérdida de autocontrol, falta de concentración, despersonalización y fatiga. Fue el psicólogo Freudenberger el que analizando los procesos de los trabajadores y los voluntarios de la propia clínica de desintoxicación, llego a la conclusión de que los mismos llegaban a tener los mismos síntomas fruto de su día a día laboral y llevó el término a esa área.

Síntomas de este síndrome

El síndrome del burnout tal como se ha definido hasta ahora por la OMS se presenta cuando se dan sobre todo tres síntomas: sensación de agotamiento, desapego mental del trabajo, baja llamativa de rendimiento.

Algunos de estos síntomas se enmascaran en salud mental tras el diagnóstico de depresión, por eso es importante cuando la persona  acude a terapia que hable de todas sus áreas o que el terapeuta le guíe en el proceso y podamos descartar si en esa cuadro que parece depresivo, hay un síndrome de burnout enmascarado.

La OMS incluye el síndrome de Burnout en su lista de enfermedades

Hace unas semanas teníamos la buena noticia de que la OMS incluye por primera vez este síndrome en su lista de clasificación de enfermedades ratificadas CIE-11, confirmado el 20 de mayo en Ginebra en el marco de la Asamblea Mundial de la organización. Esto hace que lleve un código general que pueda ser utilizado con homologación por los profesionales sanitarios, código QD85 y ha sido incluido dentro de la sección Problemas Asociados al estrés.

Desde el punto de vista de los profesionales del Sistema Nacional de Salud, desean que se pueda considerar de manera fehaciente una enfermedad profesional, sobre todo porque muchos son los pertenecientes al colectivo sanitario como médicos y enfermeros/as, los que sufren esa sintomatología en un gran porcentaje.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *