Kirikú y las bestias salvajes. Una película cargada de valores positivos

Este viernes de película os dejamos como recomendación una película infantil, que además pertenece a una saga donde el protagonista, Kirikú, nos cuenta más aventuras. En este caso es Kirikú y las bestias salvajes, y la historia está contada por el abuelo del prota, que nos hace de hilo conductor para todas las aventuras.

Kirikú y las bestias salvajes. Sinopsis

La historia está inspirada en el África Occidental en un pueblo de Costa de Marfil donde Michel Ocelot, director y guionista, estuvo en su niñez. Kirikú es un niño pequeño valiente, listo y reflexivo y a través de su relación con los animales y el entorno nos mostrará una serie de valores positivos para el público infantil.

Ideas que favorecen una visión apropiada sobre temas como el ecologismo, mostrando la importancia del agua, como cultivar huertos, la belleza del paisaje natural… Temas relacionales como la importancia de los ancianos en la sociedad, el valor del trabajo de ambos sexos, dando importancia a las labores de la mujer en el terreno africano…

Kirikú en talleres escolares

A través del perfil del niño la película puede ser utilizada para talleres o entornos escolares, pues Kirikú se hace preguntas para intentar buscar respuestas que le permitan avanzar y entender las cosas, busca soluciones e incluso toma decisiones, reflexiona sobre cómo afecta su conducta a los demás.

En Internet se encuentran algunas páginas que ya muestran ejercicios o fichas hechas utilizando la película.

La película está rodada con un corte tradicional, sin tecnología 3D, sin una banda sonora animada, que son aspectos que hoy en día complementan siempre los productos para el público infantil, pero ello la hace diferente y puede servir para mostrar que existen más tipos de películas, al igual que pasa con el cine adulto y así el menor también aprenda a diversificar sus gustos.

En ciertas reseñas sobre esta película se dice que el argumento bebe de cuentos clásicos como garbancito, los mitos de Úlises y Merlín. Yo no encuentro tanto parecido, pero si fuera así nada mejor que recordar a esos cuentos antiguos que hicieron delicias de nuestro tiempo en la infancia.

Además si está película te gusta no dudes en ver en otro momento Kirikú y la Bruja, que fue un auténtico éxito.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *