Una historia casi divertida. La importancia de saber que no estás solo

Este viernes de película os dejo como recomendación un film americano dirigido por Anna Boden y Ryan Fleck titulada Una historia casi divertida. ¿Y por qué casi divertida?, porque de inicio ya partimos de una historia que genera más preocupación que otra cosa.

Una historia casi divertida. Sinopsis

Craig, interpretado por Keir Gilchrist conocido por la serie Atypical, es un joven de 16 años que no se encuentra bien, que piensa en el suicidio y está diagnosticado de depresión. Ante esos pensamientos recurrentes lo llevan a urgencias y el médico decide ingresarlo en un hospital especializado en salud mental para que detecte que le sucede y ayudarle pero cuando llega allí la sala de atención para jóvenes está cerrada, y no le queda otra alternativa que incluirse en el módulo de adultos.

Allí aparece un personaje que la mayoría conocemos por otras películas de comedia para adultos como Resacón en las Vegas, Zach Galifianakis, en este caso es Bobby y ejercerá el papel de mentor con Craig para que no se sienta perdido y la terapia pueda servirle.

Es una película que luego resulta fresca de ver y de la que se pueden desgranar ciertas ideas a nivel de la atención en la salud mental y en las reflexiones que nos hacemos, y que en muchas ocasiones nos llevan a esas patologías.

  • El sentido de la vida no tiene nada que ver con que nos pasen cosas extraordinarias.
  • Las decisiones que tomamos no tienen que estar relacionadas con las expectativas que los demás tienen de nosotros.
  • El mundo adulto engloba muchas responsabilidades que tendremos que afrontar poco a poco. Todos nos hemos sentido desorientados es algo natural pero que debemos afrontar.
  • La terapia de grupo parece un cliché pero hablar nuestros problemas con otras personas y ver que no estamos solos siempre será uno de los mejores bálsamos para nuestra mente.
  • La película también muestra diferentes formas de mostrar una misma enfermedad como la depresión y el respeto por ello.
  • Hablar de los problemas mentales ayuda a su normalización y evita el ocultismo
  • La película también nos muestra otras formas de canalizar nuestras emociones como puede ser el arte.

Como veis no es una película de culto, no es una película muy conocida, pero si puede ser una película amena que nos lleva a distraernos pero también a pensar en estos enfoques interesantes tanto para nosotros mismos como si tenemos a alguien cercano que esté pasando por una situación similar.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *